Guía de Buena Práctica Clínica en Disfunciones Sexuales – Sixto L. Alcoba Valls, Luis García­Giralda Ruiz, Carlos San Martín Blanco


Datos del Libro
Disfunciones Sexuales
Hasta épocas recientes la sexualidad no era una parte integrante de la salud, de tal forma que constituía un asunto ajeno al médico de Atención Primaria (AP). De hecho, hasta 1987 la OMS no se hizo eco del tema y definió la «salud sexual» como un derecho básico del ser humano. Los postulados de la OMS serían razón suficiente para que el médico de AP se implicara en el estudio y tratamiento de la sexualidad de sus pacientes, pero no es la única. La formación y tratamiento de los aspectos sexuales es imprescindible, ya que ante un problema sexual es el médico de AP quien primeramente resulta consultado por sus pacientes, como ha sido demostrado por algunos autores.

Otra razón de peso por la cual el médico de AP debe estar preparado científicamente para hacer frente a la sexualidad radica en la alta prevalencia de los trastornos sexuales. No resulta fácil conocer la incidencia real, ya que las investigaciones llevadas a cabo no se ajustan, o al menos no especifican, la clasificación de disfunciones a la que se acogen. Así, cuando se habla de eyaculación precoz, por ejemplo, en la clasificación de Carrobles y Sanz, es un tras torno del orgasmo masculino; para Bianco es un trastorno «fisiopatológico de la velocidad de funcionamiento» y para el DSM-IV-TR es simplemente eyaculación precoz. No obstante, casi todas las series indican una prevalencia muy elevada. Así, para Masters y Johnson, un 50% de parejas heterosexuales presenta alguna disfunción sexual. Frank, Anderson y Rubistein establecen una prevalencia de disfunciones sexuales en parejas, de un 40% para los varones y un 60% para las mujeres. Nathan mantiene unas cifras del 1 al 15% en hombres y 1 al 35% en mujeres; Spector y Carey encuentran una prevalencia del 4 al 10% de la población, y, por último, Laumann, Paik y Rosen fijan una prevalencia del 31% para los hombres y 43% para las mujeres. En nuestro medio, según datos del Instituto Andaluz de Sexología y Psicología (2002), dentro de los trastornos de la sexualidad en general, la disfunción sexual por la que se consulta con mayor frecuencia es la disfunción eréctil, que supone el 48% del total de las consultas; le sigue la eyaculación precoz (28,8%), deseo sexual hipoactivo (8%), anorgasmia femenina (7,4%), vaginismo (1,6%) y un 0,4% los trastornos del orgasmo masculino.
Contenido:
Sexualidad y enfermedad: consejo sexual
Evaluación y diagnóstico de las disfunciones sexuales en Atención Primaria
Clasificación de las disfunciones sexuales
Disfunciones sexuales en el varón
Disfunciones sexuales en la mujer
Fármacos, drogas y sexualidad (efectos adversos)
Anexos:
I: Algoritmo del trastorno sexual
II: Cuestionario SHIM
III: Test de la eyaculación precoz
Guía rápida de intervención en disfunciones sexuales
Autores: Sixto L. Alcoba Valls, Luis García­Giralda Ruiz, Carlos San Martín Blanco
Editorial International Marketing & Communications
Año: 2004
Páginas: 134
Idioma: Español

Descargar / Download / Bajar
Opción 1 | Opción 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>